sábado, 6 de febrero de 2010

Las oportunidades del nanosegundo y la desaparición de un cáncer que nos asola llamado “miedo”

Este suceso de despliegue de iniciativa personal recogido en vídeo, como muchos otros relacionados con el despertar de la conciencia que se están produciendo en todo el mundo en personas que hasta poco tiempo estaban sobrecogidas y plegadas en sí mismas por el miedo, me recordó las siguientes palabras encontradas en el libro “Recuperar el poder. Sabiduría pleyadiana para un mundo en caos “ de B. Marciniak.

“El período de 1987 a 2012, o el nanosegundo de los anales del tiempo, implica la conexión con la fuente de poder del centro galáctico, o útero de la madre, al aceptar la responsabilidad de limpiar las enormes acumulaciones de residuos energéticos negativos que obstaculizan vuestra realidad. Al fin y al cabo, el nanosegundo tiene que ver con la experiencia de estados de mayor conciencia para que podáis saber quién sois de verdad. Pero a veces un gran cúmulo de energía no procesada obstaculiza la claridad requerida para volveros a poner en contacto con vuestra sabiduría profunda. Cuando los códigos guardados en el ADN contienen registros de dolor y separación y fuertes creencias en el victimismo y la carencia de poder, entonces la percepción del así llamado pasado (que tiene un poder enorme) tiene que transformarse gracias a la comprension de su propósito. Eventos y experiencias que son el resultado de creencias basadas en el miedo y codificados en el ADN son especialmemnte importantes para sanar, ya que, hasta que no se entiende el significado y propósito de una experiencia, la historia se repite a sí misma tal y como reza el proverbio.”

“Tiempos de sanación siempre tienen que ver con reunir partes fragmentadas con un todo mayor al rejuvenecer el espíritu y aceptar una mayor responsabilidad por el hecho de ser cocreadores de la existencia. Enormes cantidades de energía para sanar penas y separaciones se están transmitiendo desde el centro galáctico de la Tierra, rodeando y penetrando vuestros cuerpos físicos y fundiéndose con vosotros. Esta energía se transmite a través del espacio, radiado a través de vuestro Sol y enviado a vuestro mundo”.

Llamar las cosas por su nombre es un buen ejercicio para potenciar este proceso; seguir encontrando compromisos con la mentira para seguir encajando en la estructura de una sociedad que está completamente destruída, socavada, horadada y putrefacta, ya no tiene sentido alguno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LA IMAGEN QUE OCULTO LA NASA

LA IMAGEN QUE OCULTO LA NASA
la tierra hueca

Archivo del blog